PINTANDO VERSOS

ANA MARIA ESPINOSA(Carla Herrera)

miércoles, 2 de enero de 2008

Las zapatillas rojas


Todo un camino amarillo bajo el cielo
un camino gris de asfalto bajo los edificios
espera mis huellas.
La confirmación que existo
dentro de un pie enfundado
en un zapato de tacón
que camina.

Los tuve en mis pies
era una vieja niña.
Nunca me los quito
ni los desempolvo.
Era una niña vieja
cuando me llevaban.





Dejo huellas
libres, impresas
en el camino amarillo.
Nada
me ata sus pasos al cuello.
Sueño como una loca
con un par nuevo
de lentejuelas rojas.



Así
libre
calzando
zapatos rojos
desnuda de dogmas
es como me quiero.
+
Carla Herrera.


Etiquetas:

8 comentarios:

Blogger Raúl Ferreiro Figueroa ha dicho...

Carla

Ha sido un canto a la libertad
a la de antes y a la de ahora
Escrito con elegante pasión

Aprovecho para desearte un estupendo nuevo año
Un abrazo
Raúl

3 de enero de 2008, 12:34  
Blogger Viktor Gómez ha dicho...

¿Estas zapatillas rojas son las de la joven que buscaba regresar desde Oz a su casa?

Bueno, a ti la poesía surrealista te sienta como un guante. No la abandones.

Un beset,

Viktor

3 de enero de 2008, 14:48  
Blogger Matilde Selva ha dicho...

Sigue así, caminando libremente con tus zapatos rojos en este recién nacido 2008.

Abrazos

3 de enero de 2008, 21:31  
Blogger Julio Obeso González ha dicho...

A LOS ZAPATOS ROJOS DE CARLA
Y claro que han de ser rojos, con ese punto de altura necesario que conspire, entre la fidelidad (íntima) y la diagonal del escenario. Cautivan el viaje en descenso de las miradas más altas. No reclaman:Premian la constancia , dan la bienvenida al navegante que partió del remoto lugar de las cuencas -donde fluye el iris-, bordeó los hombros desnudos, cruzó la neblina de las ropas que desdibujan el territorio de la fantasía, y ahora se entretiene en contar los guiños de las lentejuelas más brillantes, las arenas de dos playas verticales rojas.
Nadie merece más esas zapatillas, porque aún sin ser del todo mágicas, tu voz representa el truco de la poesía: Concretar una latencia, tornar visible lo oculto y crear láminas que motiven o seduzcan al abismo para que nos conceda, unos pocos metros más de camino a la belleza.
Extraña mujer que llama zapatos a las alas elige tú el tacón, pero no ceses de implicarnos en los mundos por los que bailas. Mi beso rojo de hoy, querida Ana.
Julio

5 de enero de 2008, 17:55  
Blogger Ana Maria Espinosa ha dicho...

Raúl:

Gracias por tu visita.
Estamos de camino a algún lugar,
libres, sin cadenas,
con deseos positivos en las alforjas.

Feliz año.

8 de enero de 2008, 9:36  
Blogger Ana Maria Espinosa ha dicho...

Víktor:

No abonadono la otra orilla
porque sostiene la visión
de esta otra.

Gracias siempre por tu ánimo
y compañía.

8 de enero de 2008, 9:38  
Blogger Ana Maria Espinosa ha dicho...

Matilde:

Gracias.
Nos vemos en el camino Matilde.
Llegaremos a lugares insospechados
en nuestras barcas de fantasía.

8 de enero de 2008, 9:40  
Blogger Ana Maria Espinosa ha dicho...

Querido Julio:

Me dejas caos, sin aliento.
Voy a comprar un marco rojo
con láminas de charol
y voy a enmarcar tu comentario.

Gracias.
El camino amarillo
resplandece con tu presencia.

14 de enero de 2008, 9:24  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal