PINTANDO VERSOS

ANA MARIA ESPINOSA(Carla Herrera)

miércoles, 21 de noviembre de 2007

Santiago Sylvester.El reloj biológico



Sobre el amor
*
No importa dónde nace el amor
(los nacimientos son asuntos de registro o
de parroquia)
pero sé que no dura al aire libre,
en ese prado aséptico con un molino al fondo.
Nace en cualquier parte
pero no prospera en la ilusión bucólica:
busca la complicación,
no el caos pero si su orilla,
un cuerpo espeso de tejidos
y de material residual,
y busca sobre toda la armonía
que es donde, si nos descuidamos un instante,
muere por falta de necesidad.
*
Por Santiago Sylvester
De “libro de viaje”, 1982





La vaca con su reloj biológico, el perro con el suyo,

el engranaje de la bomba de agua, los patos

buscando altura, la hilera ceremoniosa de las hormigas: cada

uno

con su hora precisa:

la

materia pesada y la materia liviana produciendo elementos de

distinta densidad,

la leña cortada y la semilla donde

ya no se ve: el magma de este universo en gestación que

en estos días se llama

sopa primordial: vida

sobre muerte para dar

en muerte sobre vida, y así rotando y

otra vez rotando hasta

la comprobación de que este paisaje, y aún el peso

de lo artificial,

tiene su reloj biológico trabajando desde el parto hasta ahora:

¿y quién es el que anda por aquí? ¿quién

despieza este paisaje inacabado con su reloj en marcha: los

amigos

de los que no me he despedido?




*

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal