PINTANDO VERSOS

ANA MARIA ESPINOSA(Carla Herrera)

jueves, 23 de agosto de 2007

Es una obscenidad concluir que alguien ha fallecido.Por Julio Obeso.

Vanessa Bell. (Retrato de Virginia Woolf)
*
" Habiendo interrogado al hombre y al pájaro y a los insectos (porque los peces, cuentan los hombres que para oírlos hablar han vivido años su soledad de verdes cavernas, nunca, nunca lo dicen, y tal vez lo saben por eso mismo), habiendo interrogado a todos ellos sin volvernos más sabios, sino más viejos y más fríos -porque ¿no hemos, acaso, implorado el don de aprisionar en un libro algo tan raro y tan extraño, que uno estuviera listo a jurar que era el sentido de la vida?- fuerza es retroceder y decir directamente al lector que espera, todo trémulo, escuchar qué cosa es la vida: ¡ay! no lo sabemos. "
*
Virginia Woolf (Frangmento de "Orlando")
*


(Van Gogh)
*
A Virginia Woolf en su sofá
se le borran los ojos y la risa y la boca
y gesta entre sus dedos …
un río cantarín y frío que la lleve al mar.
Un mar recompuesto
como un puzzle en la palabra.

Al mar de Van Gogh, verdiazul,
neuronal, embravecido,
de psicóticos peces, descompuestas olas
de las que Hemingway saca su marlin plateado,
su toro de mar con pañuelo rojo, ceñido al cuello,
su viejo lobo de mar aullando a las estrellas
en las que Vicent sigue buscando a Dios a pincelazos,
escuchando el penentrante canto de los grillos.
*
Ana María Espinosa.
*.*

*
" ¿Qué temía? No era temor o miedo. Era una nada que él conocía demasiado bien. Todo era nada y un hombre era también nada. Algunos vivían en ella y nunca la sentían, pero él sabía que todo era nada y pues nada y nada y pues nada. Nuestra nada que está en la nada, nada sea tu nombre y nada tu reino y tuya será la nada en nada como es en la nada. Danos esta nada, nuestra nada de cada día y nada a nos en la nada, pero líbranos de la nada; pues nada. "
*
Ernest Hemingway (Fragmento de "Un lugar limpio y decente").
*
*
*****
*
*
Por cierto, lo de la muerte de Van Gogh es inexacto. Sin ir más lejos, la semana pasada le vi en la oficina de objetos perdidos, acompañado de Ernest Hemingway que, en su turno, preguntaba por un pez espada. Él, miraba de reojo las estanterías buscando pequeñas cajas. Con el número en la mano, otras caras conocidas hacían de la espera una segunda oportunidad: La Woolf, Pavese... Todos venían del otro lado del espejo y era Alicia quien repartía la vez. Es el estigma de quienes fueron tocados por una visión honda: Han extraviado algo, cada cual lo suyo; pero no están estrictamente muertos.

Hay un error histórico en sus biografías. De hecho Vincent sigue escribiendo a Théo, ayer me reenvió un correo. Está en plena forma, trabaja aún más deprisa, más feroz que en Auvers-sur-Oise. Utiliza lienzos que robó en Saint-Rémy, en una sala de la segunda planta,-Torrente de Conciencia, rezaba su cartel.

Ya sé que nada te descubro, Ana, porque sigues quedando con él para pintar versos, pero conviene, de cuando en vez, lavar los errores que la historia se empeña en oficializar.
*
Es una obscenidad concluir que alguien ha fallecido, por el simple hecho de haberse quitado la vida.
*
*
Julio Obeso.
*
*

Etiquetas:

2 comentarios:

Blogger Viktor Gómez ha dicho...

No recibo contestación. Esperaré. Aún estamos a tiempo. Pedí hace unos días que me atendiesen una antigua y reiterada petición pero en aquella siniestra y angosta oficina se limitaron a mirarme unos segundos, pasarme un tosco formulario amarillento, toser bajito y volver a perder la mirada frente a una oscura pared.

Esperaré. Belcebú se me antoja presuntuoso y algo informal, muy atareado y poco dado al orden. Sabe que deseo escribir como Julio Obeso, bueno en realidad se llama Coltrone y no vive en Gijón sino en una pequeña casa de dos plantas, en Long Island. Si, quiero escribir como Julio Coltrone. Romper la pesada e insufrible prosa académica, romper el sentido taciturno del funcionario de versos, escribir como un auténtico ángel de la luz.

Ayer, de regreso a casa, ya sin otra luz que el alumbrado de la calle una sombra azulada se hizo tras mío. No me dio tiempo a girarme, pero creo que era el eco de una de sus frases ingeniosas, peterpanescas pero a lo coltrone, más humorísticamente dislocado, más ácidamente tierno.

Su beckettiano ojo dibuja en la pizarra lo más cotidiano como auténticas pinceladas de Godot, ese extraño pintor con obra inestrenada que bebe cerveza y toca el saxo, que se dedica a las apuestas de carreras de caballos y en su invidencia sabe tocar el piano y liar cigarros con la habilidad de un afrocubano.

Aún hay tiempo. Pero cómo pica el sol eléctrico del techo. Esta oficina es un bonsai burocrático de hojas perennes.

Total solo pido escribir como Julio Coltrone. ¿Por qué tardan tanto? Un imposible cualquier diablillo de comedia húngara lo haría.
¿qué problema hay?.




Vuestro Viktor

23 de agosto de 2007, 21:29  
Blogger Julio Obeso González ha dicho...

Ana,Ana... Gracias por subir a tu espacio esto que sólo quería ser un admirado comentario a tus poemas. ¡Jo, me dejas descolocado! Todo un detallazo. Un beso fuerte.

En cuanto a ti,Viktorious, lo único que podrías envidiarme no está dentro de lo publicable (me refiero, por supuesto,a mi inenarrable fortuna). Julio Coltrane nació hace ya unos siete años, cuando monté un chat de poesía "Alrededor de la media noche", título hoy de mi blog. El nombre es mi particular homenaje a John Coltrane, un hombre capaz de lo sublime. Tendremos ocasión de escuchar juntos su :"A love supreme" uno de los discos más bellos jamás editados.
Un abrazo compi y gracias por tus palabras.

23 de agosto de 2007, 22:58  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal